Padre e hijo, socios por amor al arte

El actor y comediante Diego Trujillo en distintas ocasiones ha tenido la oportunidad de manifestar el cariño que tiene hacía sus tres hijos, quienes han sido los protagonistas de su inspiración en muchos de sus proyectos. Su hijo Pablo es músico y esto los llevo a convertirse en socios por amor al arte.

Diego Trujillo y su hijo Pablo, socios por amor al arte

Diego Trujillo y su hijo Pablo, se convirtieron en socios por amor al arte. Foto: Jet-Set

Diego Trujillo y su hijo Pablo, se convirtieron en socios por amor al arte. Foto: Jet-Set

El hijo mayor de Diego Trujillo, Pablo, comparte una gran pasión con su papá, el arte, decidió ser músico e incluso se lanzo como solista después de estudiar en Buenos Aires, por ello, se ha hecho intimo amigo de su papá, a quién no sólo se le parece físicamente, sino en su actitud espontánea de interactuar con las demás personas.

Poco a poco han construído una relación no sólo de padre e hijo sino de socios por amor al arte, esto se refleja en un artículo presentado por Jet set, títulado “Diego Trujillo y su hijo Pablo, socios por el amor al arte”, allí se describe cómo comenzó la carrera artística de Pablo y cómo fue que su papá se convirtió en su cómplice.

Todo comenzó cuando Pablo tenía 18 años, Diego Trujillo se dio cuenta de que poseía mucho talento para la música, así que decidió apoyarlo completamente, incluso quiso que Pablo conformará una banda para realizar la música de uno de sus proyectos y a partir de esta colaboración comenzó a surgir la sociedad entre padre e hijo.

Pablo se ha destacado por tener entre sus discos colaboraciones con importantes artistas de la industria musical, estos aspectos han hecho que su carrera poco a poco vaya cogiendo mucha fuerza, además que ha trabajado en muchos de los proyectos de Diego, los cuales han tenido gran éxito en todos los escenarios.

En pocas palabras este duo de artistas, por su evidente talento en cada una de sus carreras, prometen éxitos imparables que harán que todo su público se sienta infinitamente orgulloso de ellos.

Publicado el 15 Julio 2016
Diego Trujillo